Cómo Ahorrar al calefaccionar el hogar 12/04/18


consejos préstamos ahorro

¿Vas a esperar a que lleguen las primeras heladas de mayo y salir corriendo a comprar una solución inmediata pero no ideal para refugiarte del frío? Adelantate al invierno y aprovechá la calma de abril para adaptar los sistemas de calefacción que ya tenés o, informarte más sobre la mejor opción para climatizar tu hogar.


No descartes solicitar un préstamo a tu medida, si te ayuda a conseguir la mejor solución a largo plazo. Lo ideal es evitar pagar más por algo de último momento, o menos, por algo que va a terminar costando más en el mediano y largo plazo.


Lo primero que deberías hacer es conocer los sistemas que sean más eficientes para las necesidades puntuales de cada hogar. Por eso, a continuación te dejamos algunos consejos de ahorro energético y te contamos acerca de la eficiencia en las soluciones más accesibles de nuestro mercado.


  1. Revisá las aberturas para ahorrar energía. No hay solución 100% efectiva si no evitás las entradas y salidas de aire especialmente en ventanas y puertas. Una vivienda mal aislada requiere de más energía porque en invierno se enfría. Por ejemplo, cerrar las cortinas cuando baje el sol para evitar que el calor acumulado en la habitación durante el día se vaya a través del vidrio. Lo ideal es el doble vidriado que aísla completamente, pero también existen métodos sencillos y económicos como el viejo y querido burlete en puertas y ventanas, que evita infiltraciones y fugas de aire.

  2. Elegí electrodomésticos Clase A. Cuando adquieras un nuevo electrodoméstico, ya sea de climatización o cualquier otro, intentá invertir en equipos Clase A. Aunque suelen ser un poco más caros, son una inversión a futuro, ya que consumen menos energía permitiendo un mayor ahorro.

  3. Aprovechá las horas de menor humedad y más sol para ventilar. No sólo ayudará a aprovechar las horas de calor, también ganarás una mejor temperatura  ambiente, menos humedad, y mejor calidad en la pureza del aire y la ventilación.

  4. Aislar techos. Si vivís en una casa y no querés entrar en una obra profunda, existen algunas soluciones más sencillas para obtener un mejor aislamiento en los techos. Por ejemplo, se pueden construir sobre techos exteriores colocando una base con nylon y pedregullo por encima, o bien la más clásica que es colocar membrana aluminizada aprovechando también a impermeabilizar.

Hasta aquí, estos consejos sin dudas te servirán sin importar el método que utilices para reforzar la calefacción de tu hogar. En cuanto a equipos y soluciones, estos son algunos de las más destacados en nuestro mercado:

  1. Aire acondicionado. Es la mejor opción a largo plazo preferentemente si son de eficiencia energética Clase A. Eso sí: se recomienda limpiar los filtros al comienzo de cada temporada ya que disminuye el consumo de energía del equipo y evita que ingrese aire con polvo en los ambientes. Para que su uso sea más eficiente manteniendo la temperatura, hay que evitar las corrientes de aire que entran a través de puertas y ventanas.

  2. Calefacción a GAS. Las garrafas son una buena opción para los hogares que consumen poca electricidad durante todo el año y acceden a la tarifa básica. Y aunque sirvan en ambientes más reducidos, también son una opción económica en su consumo.

  3. Eléctricas. Es el pan para hoy y hambre para mañana. Las estufas halógenas pueden ser económicas al corto plazo y de rápida instalación, pero no es lo más recomendable. Una ventaja es que se apagan automáticamente calentando paredes y muebles sin emitir gases dentro del ambiente. Sin embargo, su calor es muy localizado y alto el costo de energía se ve reflejado inmediatamente en la factura. Los caloventores, por su parte, tienen la ventaja de calentar muy rápido si se mantienen los espacios cerrados, pero su calor desaparece poco después de su apagado.

  4. Estufas a leña/carbón. Las hay abiertas o cerradas conocidas como “de alto rendimiento”. La estufa abierta es un 150% más cara que la segunda, porque la estufa cerrada aprovecha el 75% del calor que genera para calefaccionar un ambiente. La abierta, sin embargo, desperdicia un 70% de calor que en gran parte se escapa por la chimenea, según un estudio realizado por la empresa SEG Ingeniería sobre eficiencia energética.

Este estudio comparó el rendimiento de 12 opciones según lo que cuesta por mes calefaccionar un espacio de 30 metros cuadrados durante 24 horas, y concluyó que los aires acondicionados y las estufas cerradas son las más eficientes, dejando a los paneles eléctricos en el último lugar del ranking en opciones menos económicas.

Si te interesa conocer más de ahorro y calefacción podés leer también los tips de ahorro de UTE. Luego de recibir información, comparar y decidir por la mejor solución, consultá por nuestros préstamos de efectivo para que este invierno no lo tengas que pasar de campera, gorro y guantes de lana dentro de tu hogar. ¡Chau frío!

Fuentes consultadas: UTE y SEG Ingeniería.