¿Cómo ahorrar en Actividades Saludables? 28/08/18


ahorro consejos bienestar

¿Alguna vez calculaste cuánto ahorrarías al mes si en vez de pagar el boleto de ómnibus o la nafta del auto para trasladarte al trabajo lo hicieras caminando o en bicicleta?

Cuando llega setiembre, el mes de la primavera, aquellos que nos guardamos durante el invierno solemos salir corriendo a buscar un gimnasio para estar en forma, a dejar las harinas por un tiempito y a cambiar algunos hábitos alimenticios. En definitiva, arrancar con esa famosa limpieza del “antes que llegue el verano”.

Pero es cierto que si esto se emprende sin un orden y motivación, el cambio en las rutinas puede significar un aumento en nuestro presupuesto. Pero por otro lado, es un mito eso de que comer sano y llevar una vida saludable necesariamente es más caro siempre que lo planifiquemos adecuadamente.

A continuación, te damos algunos consejos para ahorrar dinero o al menos no alterar nuestra economía al optar por una rutina de vida más sana y saludable.

  • No es necesario pagar un gimnasio. Cualquier lugar al aire libre (o cerrado si hay espacio suficiente) sirve para hacer una caminata, una corrida, o una rutina de ejercicios musculares. La rambla, los parques y algunas plazas también, son espacios perfectos para oxigenarse al aire libre, varios disponen de puntos de encuentro con aparatos fijos (gimnasios al aire libre) para ejercitarse. Son completamente gratis, variados, y podés consultar dónde encontrar el más cercano en la municipalidad local (para Montevideo, clic aquí ).
  • Caminar. Si hablamos de economizar no cabe dudas que caminar es la actividad que más dinero te hará ahorrar porque es completamente gratis. Además, práctica y fácil de seguir para cualquier persona, sin importar la edad o el peso. Los especialistas recomiendan hacer cualquier rutina de ejercicio de entre 30 a 45 minutos, 5 veces a la semana. Si aprovechás a hacerla durante tus traslados habituales, por ejemplo, de camino al trabajo o al hacer las compras, no sólo ganarás en salud, sino en dinero de transporte y cuotas de gimnasio. Así que no pierdas la oportunidad de hacer cualquiera de tus vueltas diarias caminando.
  • Correr. Es tan práctico y económico como salir a caminar. Pero si nunca lo has hecho, es recomendable que te informes bien antes de iniciar una rutina para hacerlo correcta y gradualmente. ¡No cometas el error de exigirte en tus primeras salidas! ya que, además de provocarte daños en los músculos, podría causarte gastos médicos no previstos.
  • ¿Tenés mascotas? Tenés la excusa perfecta para aprovechar sus paseos diarios y extenderlos un poco más para completar una jornada básica de ejercicio.
  • Motivación. Si te falta un poco de motivación, intentá sumar gente y armar grupos de salida ya que entre todos se ayudarán cuando las energías y fuerza de voluntad estén más bajas.
  • Bicicleta. Una gran herramienta y hábito que podés adquirir en poco tiempo y que seguro te ayudará a ahorrar un montón de dinero y a mantenerte en forma. Si no tenés bici, te implicará una inversión inicial única para elegir la mejor bicicleta según tu cuerpo y necesidades, y otra inversión en seguridad para poder dejarla bien resguardada en calle. Su mantenimiento es sencillo y económico, y será el medio de transporte perfecto para hacer ejercicio y ahorrar no sólo dinero, sino muchas veces tiempo. Hoy muchos trayectos en ciudad suelen ser más rápidos de recorrer en bicicleta que en ómnibus o auto, debido al tránsito. Montevideo y otras ciudades del país se adaptan cada día más a la cultura de la bici por lo que podés encontrar muchas calles adaptadas con ciclovías. Consultá también por el servicio de bicicletas municipales en distintos puntos de Montevideo. ¡Sacá las cuentas de todo lo que te ahorrarías si utilizaras más la bici como medio de transporte!
  • Comé sano a menor precio. Comprá en la feria las frutas y verduras de estación. Están en su momento ideal, son mucho más sabrosas y sin dudas más barato.
  • Planificá las comidas. Evitá comprar alimentos ya cocinados y envasados que a su vez no son tan saludables por los conservantes e ingredientes agregados. Planificá las comidas semanales y aprovechá a cocinar para varios días congelando, haciendo valer el doble el tiempo dedicado a la cocina.

¿Qué te parecieron estos consejos? ¿Todavía crees que llevar una rutina más sana y saludable y hacer ejercicio físico tiene que ser un hábito costoso?

Fuente Foto: Susan Yin | Unsplash